• tipos de fregaderos tipos de fregaderos, fregaderos, tipos

Aunque quizás no sea el aspecto al que prestamos mayor interés, el fregadero es un elemento fundamental en cualquier tipo de cocina y su elección no es una cuestión superficial. A la hora de elegir el fregadero hay que tener en cuenta la amplia variedad de materiales, diseños, formas y colores existentes.

Gres

Posiblemente sea la opción más resistente ya que al ser un material duro resiste bien los golpes. Se puede conseguir en diversos colores.

Mármol

Se utiliza mucho para integrar encimera y fregadero. El inconveniente, se rayan fácilmente y sufren daños cuando se utilizan líquidos ácidos o productos agresivos.

Cerámica

Higiénica y muy sólida, aunque un golpe violento puede romperla y, a su vez no resulta muy segura para las vajillas delicadas. Se fabrica en diversos colores. Es una opción muy recurrida si se quiere crear un ambiente rústico. Son muy duraderas pero tienen un precio elevado.

Acero inoxidable

Todo un clásico ya que se encuentra en la mayoría de los hogares. De aspecto satinado resiste a la perfección los ácidos y los productos de limpieza, no se oxida. El inconveniente que tiene es que se raya con facilidad por el golpe de cuchillos o tenedores y que la cal del agua le quita brillo.

Fibra Sintética

Otra solución bastante común suelen ser los fregaderos de fibra sintética, muy resistentes a las ralladuras, baratos y realizados en múltiples colores.

Acero esmaltado

Esta opción también tiene éxito entre los compradores pero los inconvenientes son los mismos que con los de acero inoxidable sumando la facilidad con la que se desconcha.

Resina Sintética

Se trata de una mezcla de polvos minerales y resinas acrílicas con las que se puede imitar a la perfección todo tipo de materiales. Resulta ligera, resistente a los golpes, higiénica y fácil de limpiar.

Los tipos de fregadero pueden elegirse en función del estilo de cocina y las prestaciones que deseamos tener:

Si el fregadero se instala más bajo que la encimera (bajo-encimera), eliminan la posibilidad de juntas en la superficie, lo que brinda una apariencia de continuidad en toda la parte superior del mueble.

Los nuevos diseños de sobre-encimera tienen una superficie superior extraplana, lo que permite que se ajusten perfectamente a la encimera, facilitando la limpieza y mantenimiento. Cuando el fregadero y la encimera forman una sola pieza se conocen como monobloque, de tal manera que la apariencia compacta es real, lo que amplía las ventajas. Este tipo de fregaderos se hacen a medida y en materiales sintéticos.

Mireya Gómez