• Consejos de uso, mantenimiento y limpieza

Madera

Limpieza y Mantenimiento: En las superficies de madera, basta utilizar un paño húmedo y suave. No aplicar quitamanchas ni alcohol. En caso de necesitar una limpieza más profunda, usar un paño humedecido con un detergente líquido (neutro) que no arañe, moviendo el paño en la dirección de las vetas de la madera. Enjuagar después con un paño bien escurrido y secar bien todas las superficies. En ningún caso debe emplearse acetona, tricloroetileno ni amoniaco.

Uso: Al ser la madera un material natural, la humedad y los cambios de temperatura pueden provocar movimientos que son por completo normales. En la madera puede haber variaciones de color de unas partidas a otras, si bien éstas serán mínimas y tenderán a anularse a lo largo del tiempo. Las maderas naturales experimentan variaciones de color en su envejecimiento; el no exponerlas a los rayos solares ayuda a retrasar este proceso. Las maderas tienen una resistencia limitada a las altas temperaturas, por ello no conviene depositar en su superficie materiales muy calientes.

Alfombras

Limpieza y Mantenimiento: Se recomienda pasar con frecuencia la aspiradora, especialmente durante las primeras semanas para que la alfombra desprenda la mayor parte del “pelo suelto”. El sistema de lavado recomendado es el de inyección / extracción realizado únicamente por tintorerías especializadas. Para pequeñas manchas lo más recomendable es limpiar exclusivamente la zona manchada, empleando un jabón neutro disuelto en agua templada, enjuagar con abundante agua y secar. Si algún hilo sobresale por encima de la superficie de la felpa, no tire de él, simplemente córtelo con una tijera a la altura del resto.

Uso: Al ser alfombras artesanales, pueden producirse pequeñas diferencias de color debido a las tintadas. Las alfombras pueden variar en medida hasta un dos por ciento; así está reconocido internacionalmente, Es posible que durante las primeras semanas desprendan alguna pelusa, que no son más que los pequeños filamentos de lana que han quedado sueltos al producirse el corte del hilo. Una exposición prolongada de las alfombras a la luz solar puede producir decoloración de la lana.

Vidrio

Limpieza y Mantenimiento: Las superficies de vidrio se pueden limpiar con un paño húmedo y suave o utilizando los limpia cristales que podemos encontrar en el comercio. Hay que evitar el uso de sustancias corrosivas y abrasivas. Importante: dejar siempre las superficies completamente secas.

Uso: Es conveniente no arrastrar por este tipo de superficies objetos que puedan rayarlos. Es importante recordar que este tipo de materiales tienen una resistencia limitada al calor, por lo que no conviene depositar en su superficie utensilios muy calientes.

Metales

Limpieza y Mantenimiento: En las superficies metálicas de acero o de aluminio, tanto si están al natural como pintadas, hay que emplear para quitar la suciedad normal un paño humedecido con un jabón neutro y agua (el agua mejor caliente), secándolo después con un paño suave. No emplear en ningún caso detergente en polvo, ni estropajos abrasivos o de acero que puedan arañar las superficies metálicas. Evitar asimismo el uso de detergentes líquidos que contengan cloro o sus derivados, como la lejía o el ácido muriático. Importante: dejar siempre las superficies completamente secas.

Uso: Es conveniente que las partes metálicas no se pongan en contacto prolongado con jugos cítricos o frutas, colas, sal o café, que, si no se eliminan, pueden dejar marcas indelebles. Para quitar las manchas negras de las patas metálicas, se aconseja emplear productos específicos para superficies metálicas que se venden en el comercio, observando las indicaciones del prospecto, o bien los “polish” no abrasivos utilizados en el sector del automóvil.

Tapicerias

Limpieza y Mantenimiento: Los sofás y butacas requieren de un proceso de limpieza general. Pase el aspirador al menos una vez por semana. El polvo se irá mejor si primero lo cepilla con un cepillo blando. La suciedad acumulada acelera su desgaste y los colores pierden intensidad.

Cojines: Si su sofá es de uso constante, los cojines deberían espumarse regularmente. Sentarse en los cojines o en los brazos puede causar un desgaste permanente y la distorsión del acolchado y tela. Impida su roce con esquinas afiladas, hebillas o joyería que deshilachen la tela. Si esto sucediera, corte los hilos cuidadosamente con una tijera; en ningún caso tire de ellos.

Tapicerías: No todas las tapicerías se pueden lavar. Se aconseja siempre su lavado en empresas especializadas. La efectividad del tratamiento de limpieza del especialista depende del grado de suciedad, por lo que es aconsejable hacerlo antes de que la suciedad se integre demasiado. En las telas lavadas, la variación de color entre la parte fijada en el armazón y la desenfundable es inevitable. Bajo ningún concepto intente lavarlas o usar el programa de lavado en seco de su lavadora doméstica.

Encimeras de Formica

Limpieza y Mantenimiento: En las superficies de madera, basta utilizar un paño húmedo y suave. No aplicar quitamanchas ni alcohol. En caso de necesitar una limpieza más profunda, usar un paño humedecido con un detergente líquido (neutro) que no arañe, moviendo el paño en la dirección de las vetas de la madera. Enjuagar después con un paño bien escurrido y secar bien todas las superficies. En ningún caso debe emplearse acetona, tricloroetileno ni amoniaco.

Uso: Las encimeras de formica se fabrican con un tablero aglomerado en su base y posteriormente, se revisten con una lámina de formica. Muy Importante: Dejar las superficies totalmente secas sobre todo en la zona del fregadero, el grifo y la placa. Así mismo, no apoyar ningún recipiente caliente sobre la encimera, utilizar en su caso un salva encimeras.